Más Historia de Azul

¿Cuántos años cumplieron en realidad los Industriales?

28.05.2013 12:00
(Tomado de Cronodeportes) Por RAÚL AVILA La anunciada visita de los Industriales a Miami ha renovado el interés de los fanáticos en la historia del más popular de los equipos que han participado en Series Nacionales. Una primera pregunta es obvia: ¿cuántos años cumplieron realmente? ¿50? Revisemos...

En la Memoria

Si sobre algo quedan pocas dudas, cuando del béisbol nacional cubano hablamos, es que Industriales acumula los mejores resultados, además de poseer la mayor presencia en 42 del total de 47 campeonatos celebrados desde la puesta en marcha del certamen tan lejos como 1962.

Lo del nombre tuvo lógica por tratarse del conjunto representativo de la Capital, donde encontramos una buena parte de las industrias del país, mientras el color azul cielo conserva cierta relación con la enseña almendarista de los profesionales.
Entonces, bajo la estructura de seis provincias, en la medida en que surgieron los seleccionados participantes del torneo nacional, identificados por la principal actividad económica del territorio.

Así llegaron por orden específico Azucareros (Las Villas, 1962); Granjeros (Camagüey, 1964); Mineros (Oriente); Henequeneros (Matanzas) y Vegueros (Pinar del Río), los tres últimos en 1967, luego del aumento a 12 escuadras.

En ese momento, ya Industriales tenía consolidado un prestigio de permanente favorito e infinidad de seguidores, deseosos de verlos ganar y otros, por supuesto, de disfrutar sus reveses.

Bajo la tutela del experimentado atleta y mentor universitario, Ramón Carneado, indiscutible conocedor del máximo pasatiempo, conquistaron cuatro éxitos en línea y muchos repitieron el eslogan: El que le gane a los azules se muere.

Memorables victorias que repletaron los graderíos del ya rebautizado estadio Latinoamericano, en la barriada habanera de El Cerro, y de los parque a lo largo y ancho de la Isla.

Pedro Chávez, Urbano González, Jorge Trigoura y TonyGonzález, defensores de cuadro, y Manuel Hurtado y Alfredo Street, sólidos puntales en la lomita, acapararon titulares en los diversos medios periodísticos.

¿Quién no recuerda aquel famoso encuentro entre Industriales y Orientales para decidir el gallardete de la campaña 1966-1967 o el decisivo cuadrangular conectado por el inicialista zurdo Agustín Marquetti frente al pinareño Rogelio García en el juego final del clásico 1985-1986?

Esos dos momentos memorables, junto a innumerables hechos y anécdotas protagonizadas en cerca de medio siglo, conforman los anales beisboleros, en franca continuidad con lo sucedido en los diamantes de casa a partir de 1878.

Dentro de la moderna valoración, las diferentes nóminas capitalinas ofrecieron a cuantos valían y brillaban, algo similar a lo que hicieron sus precursores en la centuria precedente.

Apenas basta pasar la vista al recuadro con las posiciones históricas y el lector comprenderá que en una sola oportunidad (1978-1979), los azules finalizaron en la segunda división (lugar 12) con mayor cantidad de derrotas que triunfos (22-27) y 16 juegos completos alejados del titular Sancti Spíritus (39-12).

La búsqueda de antecedentes frescos permite conocer que en la última década ganaron tres banderines, todos con la dirección de Rey Vicente Anglada, convertido en sapiente conductor con favorable balance (379-225), único capaz de mantener promedio de 627.

Ayer fueron Chávez, Urbano, Marquetti, Armando Capiró y ¿por qué no? el propio Anglada, entre muchos, quienes dieron satisfacciones a la causa industrialista. Hoy el compromiso ganador corre a cargo de Carlos Tabares, Yasser Gómez, Enrique Díaz, Yoandri Urgellés, Alexander Mayeta y otros hasta completar una nómina cuajada de estelares.

La divisa azul no guarda secretos y según los jugadores, el asunto consiste en vestir orgullosos las camisetas del mejor equipo de la pelota cubana, merecido calificativo respaldado por la obtención de 11 coronas como líderes indiscutibles. Salir a defenderla supone para cada integrante hacerlo bien, porque benefactores y detractores siempre esperan lo mejor, razón la cual están obligado a imponerse o caer con las botas puestas.

(Tomado de BéisbolenCuba)

Leones de Siempre