Azules abren bien camino a la gran final

25.04.2012 10:13

(Tomado de Cubadebate)

Nada se puede regalar en un play off frente a un equipo como Industriales y los Elefantes, en cambio, regalaron mucho: otra vez los errores a la defensa definieron un partido de pitcheo donde, además, la ofensiva del Cienfuegos brilló por su ausencia. Cayó la manzana por su propio peso en el estadio Latinoamericano este martes y los Azules ganaron, dos carreras por una, el primer desafío de la postemporada de la 51ra Serie Nacional de Béisbol.

Soberbios lucieron desde el box los abridores Odrisamer Despaigne, por los locales, y Norberto González por los visitadores. Más rápido y ponchador el capitalino, con el acostumbrado control y experiencia el sureño; ninguno pudo escapar de la “suciedad” de los errores sobre el terreno.

Solo una de las anotaciones del equipo local, la primera, llegó con el calificativo de limpia a los registros oficiales. Sin embargo, estuvo precedida por la pifia en tiro del antesalista Pavel Quesada, falta expiada con el out sobre Alexander Malleta en un mal corrido entre tercera y home, pero que dejó con vida en la intermedia a Yasmani Tomás, a quien luego impulsaría con un jit Frank Camilo Morejón.

Más costosa fue la del camarero Darián González en el sexto inning, máxime cuando el conjunto cienfueguero demostraba su desacierto frente a los envíos del diestro Despaigne. Apenas cuatro jits le conectaron en el encuentro y la única rayita a la pizarra, más allá de la falta de Juan Carlos Tabares en el jardín central, la materializó la garra de Erisbel Arruebarruena.

Ya el Grillito había deleitado a la afición del Latino con varios fildeos espectaculares, pero le quedaba un pendiente a su desempeño: el bateo. Con un inofensivo jit garantizó su lugar en la inicial en el séptimo capítulo y, ante la inseguridad en la atrapada de Tabares, siguió camino hacia la segunda almohadilla. Falló José Dariel Abreu en roletazo a tercera y otra vez se arriesgó el torpedero de los Elefantes en la salida hacia la antesala, movida que le permitió una entrada cómoda al plato poco después por una conexión de Quesada.

Muy bien estuvo Norberto esta tarde, no existe otra forma de evaluar su actuación en el estreno de postemporada. No le acompañó su equipo, ni guante en mano ni madero en ristre, y finalmente cargó a su récord la derrota.