Matanzas: Fin del sueño

18.05.2012 09:22

(Tomado de Cubadebate)

Con extraordinaria faena monticular del derecho Antonio Romero y oportuna ofensiva, Industriales doblegó hoy a Matanzas en el séptimo partido de la final divisional de Occidente del béisbol cubano y disputará el título nacional contra Ciego de Ávila.

De esta manera, el equipo capitalino luchará por el cetro de Cuba por sexta ocasión en los últimos 10 años, tras coronarse en 2003, 2004, 2006, y 2010, y ser subtitular en 2007.

El desafío tuvo un claro dominador desde el primer lanzamiento del abridor matancero, el astro Jorge Alberto Martínez, quien se presentó con baja velocidad en su bola rápida y poco control sobre su principal arma, el slider.

Industriales dio cuenta de inmediato de las carencias físicas del iniciador yumurino, cuando Rudy Reyes disparó electrizante cuadrangular de dos carreras en el mismo primer inning -segundo vuelacercas que le disparaba a Martínez en este play off-, que silenció a los más de 25 mil almas presentes en el parque Victoria de Girón.

Los dueños de casa, como viene siendo habitual, reaccionaron en la parte baja de ese mismo capítulo con sencillos consecutivos de sus dos primeros hombres en la alineación, Guillermo Heredia y Ariel Sánchez, provocando la temprana explosión del abridor industrialista Darwin Beltrán.

En sustitución de Beltrán entró el derecho Antonio Romero, quien se presentó en impecable forma y recetó ponches sucesivos a los tres siguientes bateadores, pero no pudo evitar una carrera por un passball del receptor Lisbán Correa (sustituto del lesionado Frank Camilo Morejón, titular de la posición).

Así, con el 2-1 en el marcador, el partido se estabilizó un tanto hasta que Industriales fabricó un rally decisivo de cuatro carreras en el cuarto episodio, en el que influyeron jonrón en solitario de Carlos Tabares, doblete de Correa (explotó a Martínez), pelotazo a Raiko Olivares, triple impulsor de dos anotaciones de Irait Chirino, y elevado de sacrificio de Rudy Reyes.

A partir de ese momento Matanzas cayó en una visible depresión psicológica y cedió todo el protagonismo al relevista de los Leones, autor de un fantástico trabajo durante ocho y dos tercios de entradas, en las que propinó nueve ponches, permitió solo cuatro hits, regaló cuatro boletos, y no soportó carrera alguna a la artillería local.

Industriales todavía tuvo tiempo para marcar otra anotación en el séptimo inning, por cuadrangular en solitario de Serguei Pérez, sellando así el resultado final 7-1.

El crédito de la victoria correspondió a Romero, su segunda en esta su primera postemporada, mientras Jorge Martínez cargó con el revés, su segundo ante Industriales en tres salidas.

Este es el juego más importante de mi vida, todavía no lo creo, esto es lo más grande del mundo, sentenció al concluir el partido un eufórico Antonio Romero, seleccionado el jugador más valioso del encuentro.

De esta manera, Industriales desvirtuó la tendencia histórica de las siete finales de Occidente que habían llegado al séptimo desafío, en las cuales siempre salía victorioso el equipo ganador del sexto encuentro.

Matanzas finaliza así en el tercer lugar del campeonato, dando un enorme salto de calidad desde la temporada anterior, en la que terminaron en el décimo cuarto escaño con solo 35 victorias y 55 derrotas.

Luego de este triunfo, los Leones de la capital lograron su pase a la gran final nacional, en la que chocarán contra Ciego de Ávila, verdugo de Granma en seis encuentros de la final divisional de Oriente.

El duelo Industriales-Ciego de Ávila comenzará el próximo domingo en el parque Latinoamericano de La Habana.