Pineros se suben la varilla

20.11.2012 12:49

(Tomado de Juventud Rebelde)

Con mejores condiciones que en ediciones pasadas, el equipo de la Isla de la Juventud enfoca sus esfuerzos en la clasificación en la venidera LII Serie Nacional de Béisbol, según informó a la prensa Armando Johnson, su director.

«Buscar la victoria en cada salida al terreno, brindar al público un espectáculo digno y luchar hasta el último minuto por clasificar, son las divisas que mueven la nave pinera; atletas y entrenadores trabajamos fuerte para eso y nuestra premisa es clasificar como sea», dijo.

En ese sentido, Carlos Soto Soto, entrenador de pitcheo, refirió que «a pesar de su juventud, los lanzadores son muy talentosos: Wilber Pérez, Danny Aguilera, Héctor Mendoza y Joan López figuran entre los puntales; eso nos obliga a realizar un manejo eficiente del staff durante la primera etapa, para no lastimar a los jugadores y transitar sin contratiempos.

«Hoy trabajamos en el control —elemento que nos jugó la mala pasada en la Serie LI—, desarrollamos el entrenamiento por tarea, y a favor tenemos que por primera vez en mucho tiempo topamos con Mayabeque, participamos en la Copa José Joaquín Pando in memóriam, en Pinar del Río, y en la ya tradicional Antillana de Acero, en las que enfrentamos equipos del primer nivel que también aspiran a pasar a la segunda ronda, por lo que pondrán todo su empeño al igual que nosotros».

Sobre ese particular y sus beneficios, el doctor Héctor Ariosa, máster en Psicología del Deporte, acotó que los juegos precompetencia disminuyen la incertidumbre que con anterioridad influía negativamente en los resultados; «antes conocían al contrario en el momento del partido, y ahora, al incrementarse los encuentros en la preparación, es diferente y disminuye la ansiedad.

Explicó que como parte de la estrategia de preparación, modelan la actitud de los atletas en busca de mayor agresividad en su desempeño en cuanto al corrido de las bases, implicarse en jugadas y aprovechar el físico.

Por su parte, Alexander Ramos, al frente del departamento de bateo, aseguró a JR que priorizan la conexión hacia la banda contraria, trabajan en aras de solucionar las diferentes situaciones del juego y aplican la velocidad en función de la ofensiva.

«Tenemos que conjugar la juventud talentosa con la experiencia de Luis Felipe y Michel Enríquez, porque en la nueva estructura el que empiece mal no tiene tiempo de recuperarse», comentó.

En tanto, Luis Felipe Rivera, con 16 series nacionales vistiendo la camiseta de la Isla de la Juventud, precisó que tuvo que hacer ajustes en la preparación. «No es lo mismo 90 juegos que 45, el tiempo ahora es más corto y sube la tensión, ya que tendremos que adaptarnos rápidamente y llegar en mejor forma para empujar la mayor cantidad de carreras para el equipo».

Asimismo, antes de partir hacia la capital del país, Michel Enríquez, bujía inspiradora de los pineros, comentó que «la nueva estructura obliga a ser más competitivos y redoblar esfuerzos; aquí estamos muy motivados y nos preparamos con mucho rigor en pos de la clasificación, es una tarea dura, pero esa es la meta y tenerlo en mente es muy importante».